Nuestros Orígenes

La necesidad de crear un Plan Privado
para el Manejo Integral de Residuos de Envases

A lo largo de los años la industria de bebidas y alimentos ha utilizado diversos materiales para contener sus productos y ponerlos en el mercado, con la finalidad de facilitar su portabilidad y satisfacerlas necesidades del consumidor, cuidando siempre que cumplan con las funciones de:

En las últimas décadas los avances tecnológicos han traído el desarrollo de nuevos materiales como los plásticos, los cuales por sus ventajas, han sustituido a otros materiales y han tenido un incremento significativo en su uso para empaques y embalajes. Ante el enorme crecimiento que tuvo el uso de envases de tereftalato de polietileno (PET) durante la década de los 90; al inicio del siglo XXI en México no existían las condiciones de educación, infraestructura y políticas públicas para enfrentar de manera integral la falta de información y el mal manejo de los residuos de envases de PET, por lo que a mediados del 2002, aproximadamente 20 grupos de las principales marcas de la industria refresquera, de agua purificada y aguas minerales, convocados por el gobierno y preocupados por esta situación, se unieron de manera voluntaria para presentar una propuesta de solución ante la necesidad de atender las dos principales problemáticas de los residuos de envases: a) la contaminación visual o panorámica generada por el mal manejo y disposición de los residuos por el consumidor y b) el espacio-costo ocupado en la recolección y disposición final de estos envases, ya que al ser inertes no hay una contaminación fisicoquímica del suelo.

El consumo de productos es una necesidad de la sociedad, que genera diferentes tipos de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), los cuales, si no se manejan de manera adecuada, pueden generar impactos negativos. Con el fin de aminorar estos impactos en diferentes países del mundo existen Sistemas Integrales de Gestión que se encargan, entre otras cosas, de apoyar la recuperación de los residuos reciclables, como los envases y embalajes, para su reincorporación en las cadenas de valor, incluso en economía circular.

Para presentar una propuesta fue necesario revisar sistemas de gestión de residuos de diferentes partes del mundo, como los de la Unión Europea, los de Estados Unidos, Canadá y en algunos países de Sudamérica. Adaptándolos a las circunstancias de nuestro país, considerando factores como el clima, hábitos de consumo, educación e infraestructura, entre otros; sin interferir en las obligaciones municipales y con la inclusión del sector social de la pepena y de limpia.

Es así como nace ECOCE, una asociación civil, cuyo significado se resumió como  Ecología y Compromiso Empresarial. El compromiso de la industria refresquera mexicana para dar una solución de fondo al manejo de los residuos de envases post-consumo de PET en México y contribuir con la Ecología.

Ante la inexistencia de un marco jurídico en la materia, ECOCE empezó a trabajar como el “Primer Plan Nacional Voluntario de Manejo de los Residuos de envases de PET”. Por una parte impulsando el acopio de residuos de envases de PET post-consumo en colaboración con acopiadores que se encontraban establecidos en diferentes regiones de México y paralelamente impulsó y desarrollo campañas de comunicación masivas y programas de acopio educativos para concientizar a la sociedad y hacerla partícipe de la solución.

Hace 3 años, después del éxito de ECOCE en la promoción del acopio y reciclaje de PET en México, se iniciaron actividades similares con otros materiales empleados para fabricar envases y empaques, como son: polietileno de alta densidad (PEAD o sus siglas en inglés hdpe), polietileno de baja densidad (PEBD o sus siglas en inglés LDPE), polipropileno (PP), aluminio, hojalata de acero, cartón laminado (mejor conocido como Tetra Pak). Por otro lado, se siguen sumando nuevas empresas fabricantes de productos de consumo al compromiso de llevar a cabo acciones efectivas y eficaces respecto al manejo de los residuos de envases y empaques post-consumo.

A lo largo de 15 años, ECOCE y sus asociados han transformado una problemática ambiental en una industria de reciclaje nacional, generadora de empleos y bienestar económico-social. Lo que inició como una tendencia de la sociedad, que iba creciendo a través de la concientización individual para el cuidado del medio ambiente, hoy es parte de un estilo de vida ecológico y saludable en grandes sectores de la población mexicana.